PAULO GASTON FLORES -  ARQUITECTOS

MEMORIA:

 

Follie, del francés = Locura

 

 

La actividad física durante la práctica de deportes provoca importantes tensiones que se expresan en la piel humana como deformaciones.

 

En la producción de las formas de estas follies, fuerzas y condiciones internas y externas (función, relación con el medio, efc.) actúan deformando la envolvente de estas estructuras. Su ambigüedad escalar genera cierta inestabilidad en la percepción de las mismas.

 

Están constituídas por una estructura interna de acero a modo de esqueleto interno estructura una serie de dispositivos audiovisuales.  La piel envolvente está conformada por piezas de chapa y placas de vidrio tipo ”pIanar”, con uno continuidad superficial absoluta, creando uno verdadera reducción del cuerpo arquitectónico a Ia pura superficie: "Ia interface”. Esta “superficie de registro” es propicia para convertir a Ios Follies en objetos transmisores-receptores de información (pre-programada o inmediata) que mediante de pantallas de proyección, parlantes, y superficies giratorias de colores cambiantes pueden traducir la información en códigos audiovisuales.

 

La intensa actividad cultural e informativa desarrollada durante los juegos provoca un ciclo de vida, -una metamorfosis cotidiana- determinando fases de alternancia: abierto-cerrado, encendido-apagado, traslucido-transparente; según los momentos del día y la información procesada. También podría cambiar según fenómenos atmosféricos: lluvia, niebla, temperatura, efc. Las barras iluminadas a modo de antorchas, presentes en Ia parte superior de los prototipos, llevan a cada punto del corredor olímpico el espíritu de los juegos.

 

Se han desarrollado solamente cuatro modelos aunque se han elegido más lugares para su emplazamiento. Estos nodos están interconectados remotamente como nodos de información a lo largo del corredor olímpico, y pueden recibir y enviar datos desde cualquier lugar del corredor olímpico o del mundo.

 

 

Nota: Durante la ejecución del anteproyecto, en 1997,  se estaba instalando en el mundo el uso de dispositivos móviles de comunicación. Recién en los últimos años y gracias al auge de Internet, salieron al mercado dispositivos interactivos que podrían enviar-recibir señales hacia las follies y permitir la participación comunitaria con las mismas.

El proyecto era para los juegos olímpicos del 2008. El jurado, en 1997,  no entendió del todo lo de la interacción…

FOLLIES PARA EL CORREDOR OLIMPICO

Datos

 

TERCER PREMIO en el Concurso “Follies” para el corredor Olímpico en la Pre-bienal Buenos Aires 1997.

Superficie: 10 m2 por módulo

 

Autores:      Paulo Gastón Flores

                   Viviana Julia

                   Pablo Maggiani

BUENOS AIRES, 1997